Nueva Orleans

La culpa la tuvo Faulkner. Si no hubiera leído sus historias nunca habría llegado hasta acá. Faulkner tiene por costumbre hacerte eso, te hace entrar despacito, sin que te des cuenta y para cuando abris los ojos ya no podes salir. Estas adentro y empezas a preguntarte un montón de cosas que no tienen respuesta.

Culpa de Faulkner llegué acá. Y gracias a Faulkner me acordé de todo lo que me había dicho Twain, porque ese también tiene lo suyo…por más que te hable de otros lugares el sureste de estados unidos cuando lo miras de lejos te parece todo lo mismo…y cuando te acercas tambien.

Asi que por culpa de dos tipos me puse a recorrer el French Quarter, me subia al tranvía que te pasea por la ciudad como si fuera un viaje de 100 años atrás, me maraville de los balcones, de las plantas y las casas tan especiales que dejaron los franceses y los ingleses supieron mantener. Me llegue al puerto sobre el río enorme y despues pasee por el missisippi hasta llegar a una plantación de esas que solo veías en Valle de Pasiones.

Nueva Orleans valió el viaje. Debería agradecerle a Faulkner, debería agradecerle a Twain…

Te cuento del viaje. @marcelolopezcba. argentina
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on vk
Share on reddit
Share on tumblr
Share on whatsapp

Deja un comentario